El CTCR valida el sustrato postcultivo del champiñón y las setas como un innovador biomaterial antibacteriano y antifúngico aplicable a calzado

                                                                       probetas biomaterial termofijadoNOT placas con SPCHNOT

                                                                                       Probetas de biomaterial obtenidas en laboratorio mediante termofijado                                                          Placas de Petri con SPCH y hongos de ensayo

La selección de un subproducto de base celulósica y origen vegetal, como es el sustrato postcultivo de setas (SPCH) al que la presencia del hongo en crecimiento proporciona características antimicrobianas, es la base para la fabricación de este nuevo biomaterial aplicable en componentes de calzado que están en continuo contacto con microorganismos, a través del ambiente y la piel

       El consorcio del proyecto que está investigando en torno al desarrollo de un nuevo e innovador biomaterial, a partir del sustrato postcultivo de setas (SPCH), ha validado con éxito su marcado carácter antibacteriano (UNE EN ISO 20645) y antifúngico (UNE EN 14119), tras la realización de los ensayos correspondientes para su integración como componente de calzado. El proyecto riojano, en cuyo devenir interviene el CTCR, Logrotex, Sustratos de La Rioja y el CTICH, avanza, por tanto, a buen ritmo pues en la última anualidad de 2020 es cuando han adquirido especial relevancia las pruebas de laboratorio, la elaboración de muestras y las posibilidades de un escalado industrial totalmente viable; todo ello, de acuerdo a las citadas normativas internacionales y bajo el testeo de los profesionales del CTCR.

De manera previa a ello, se ha ido trabajando en la recogida y caracterización de los sustratos postcultivo, es decir, el material resultante una vez que los hongos han extraído los nutrientes necesarios para su crecimiento. Principalmente, ello ha permitido detectar las diferencias de carácter físico-químico, como es el tipo y cantidad de fibras contenidas en el residuo, y de carácter biológico, a partir del testeo de las propiedades antibacterianas y antifúngicas, frente a dos tipos de bacterias y cinco hongos.

El potencial del sustrato postcultivo de setas se ha demostrado, por tanto, que es perfectamente adaptable para la elaboración de tejidos y/o fieltros no tejidos para la obtención de un biomaterial utilizable en la producción de componentes de calzado (plantillas, aislantes ecológicos, etc.), entre otros.
Así, las industrias agrícola y textil, dos de los sectores RIS3 clave dentro de la economía regional de La Rioja, convergen en la apuesta por la innovación como vía para alcanzar un modelo de producción sostenible y eficiente de los recursos.

Panorama contextual
A nivel nacional, La Rioja destaca como la primera comunidad productora de champiñón (55% de la producción -72.000 Tn en 2015/2016); lo que le confiere que el cultivo de hongos (incluyendo unas 7.000 Tn de setas) sea su segundo producto agrario en importancia después del vino. La producción anual de SPCH de setas en la zona de La Rioja es de aproximadamente 40.000 Tn, generando un coste anual de aproximadamente 200.000 euros en términos de su gestión.

Y es que, el mercado de los productos obtenidos mediante el reciclado de residuos está en pleno auge. Las empresas de calzado han comprobado cómo, tecnológicamente, se ha demostrado que se pueden obtener productos de igual o superior calidad a los fabricados sin residuos. Por ello, cada vez es más usual que estas inviertan en eco-innovación, apostando fielmente por la vertiente sostenible-ecológica y consiguiendo dar continuidad al ciclo de vida de sus productos, a la vez que reducen sus vertidos y emisiones.

COFINANCIADO POR LA UNIÓN EUROPEA

UE FEDER 0 csm logo CORRECTO paginas web 1000454e14

Artículos