RUBBERCYCLE

calzado vulcanizado sup art

 

             Una correcta gestión de residuos industriales es aquella que tiene como objetivo reducir al máximo su impacto medioambiental. Pero, una vez que la industria genera un residuo, ¿cómo puede este ser aprovechado? Precisamente en ello se centra el proyecto, de ámbito retgional, Rubbercycle en el que el CTCR está centrando para conseguir un proceso avanzado y óptimo de reciclaje del excedente de caucho vulcanizado, en las empresas de calzado, y que actualmente es de un 15% de la producción. El desarrollo de esta investigación está permitiendo, hasta el momento, la aplicación de las tecnologías de micronización e influencia del granulado y de desvulcanización del caucho mediante agentes químicos para incorporar de nuevo el residuo y fabricar prototipos de suelas. Todo ello, está siendo, además, validado en laboratorio según los estándares de calzado para mantener o mejorar las propiedades de la suela. El resultado final será la obtención de una suela de calzado que incorpore un porcentaje de material reciclado de al menos un 30%.

Y es que, esta problemática forma parte del día a día de múltiples empresas, como Calzados Cienta, que basan su proceso de fabricación en el vulcanizado para elaborar zapatillas con piso de caucho. Este tipo de producción se basa en el calentamiento del mismo en presencia de azufre, haciéndolo más estable, duro y resistente al frío, sin perder por ello la elasticidad natural, hasta obtener finalmente el producto deseado. Por tanto, los desechos de este polímero, bien sea de origen natural o sintético, tienen la característica de ser difícilmente degradables y reciclables, causando serios problemas de deposición, por lo que su reciclado cobra especial importancia.

Consideraciones ambientales

- El consumo de caucho supone un grave problema ambiental ya que, debido a la complejidad de procesar el material, se convierte en un material difícil de reciclar, sobre todo por la dificultad de romper las uniones químicas carbono-azufre creadas durante la vulcanización.
- No se puede reciclar el caucho vulcanizado de la misma manera que los polímeros termoplásticos, ya que estos últimos se pueden fundir y reutilizar.
- El tiempo de degradación del caucho vulcanizado depositado a la intemperie es de 500 a 3.000 años, por lo que puede ser considerado como un material “xenobiótico”.
- Más de la mitad de estos productos de goma son arrojados a vertederos para su incineración, consiguiendo únicamente la generación de energía y produciendo en su quema dioxinas, furanos, xilenos, toluenos, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, etc, todos ellos altamente tóxicos.
- La goma que si es reciclada sirve como relleno, dado que no se vulcaniza a un grado aceptable como la goma virgen, es decir, no se consigue retener un porcentaje alto de las características y propiedades del caucho virgen.
- En aquellos procesos que se considera aceptable, cuenta con importantes desventajas relacionadas con un alto costo energético en el tratamiento de los residuos, así como en un elevado precio del producto final, es decir, se trata de procesos no optimizados.

Infografía RUBBERCYCLE sin foto

 

                vulcanizado104 Zapatilla 2