GECKO

banner gecko 19

La unión hace la fuerza y ahí radica el secreto de la sorprendente adhesividad de los filamentosos pies de este curioso lagarto que ha inspirado a los investigadores del CTCR para desarrollar un calzado de uso profesional caracterizado por sus propiedades antideslizantes

          El Gecko es un tipo de lagarto capaz de subir superficies verticales, sin utilizar pegamento ni adhesivos químicos ni ningún tipo de succión. En base a esta premisa y tras más de dos años de investigación, el CTCR y la empresa Calzados Mendi dan por concluido el proyecto que ha permitido ya la fabricación a escala industrial y lanzamiento al mercado del primer calzado antiresbalamiento cuyas suelas están inspiradas en la geometría de los pies de un réptil y, por tanto, tienen propiedades que mejoran notablemente su adherencia a diversas superficies dificultosas. Concretamente, el mérito se encuentra en la superación de los parámetros mínimos requeridos por la norma de calzado de seguridad UNE EN ISO 20344:2011 en más de un 70% en baldosa (plano y tacón) y entre un 33 y un 54% en acero. Para su consecución, lo novedoso es que se ha considerado un diseño concreto que incorpora subestructuras huecas basadas en la biomimética del Gecko, donde la geometría y rugosidad de la suela (dibujo, ranuras, canales, grabado y su dirección, estrías, capas, espesores), adquieren especial relevancia; se trata, de un nuevo concepto diseño, los denominados micro y nanocanales. Todo ello ha sido estudiado minuciosamente, así como la inclusión de nanocargas en la formulación de caucho y termoplástico, hasta perfeccionar llamativamente el CoF, coeficiente de fricción.

En definitiva, la suma de todos estos factores permite confirmar que la nueva suela ofrece un alto aislamiento y protección que ayuda al calzado a resistir superficies que puedan resbalar, como, por ejemplo, terrenos y pavimentos con agua o hielo. La innovadora gama de zapatos y botas de su línea Agroalimentaria de Lemaitre están diseñadas, especialmente, para aumentar la rugosidad y por consiguiente el rozamiento, pero sin variar las propiedades del calzado en sí, es decir, su confort, y, en resumen, para proporcionar un gran apoyo y mayor estabilidad que un calzado tradicional.

Valor añadido
Con este nuevo desarrollo, la empresa ha conseguido seguir con su estrategia de diferenciación desmarcándose de la competencia al obtener producto de alto grado tecnológico y único a nivel mundial, siguiendo parámetros sostenibles, contribuyendo a la seguridad de los trabajadores y aumentando el beneficio humano y económico.

 

                                                         grafico ok gecko19suela ok 

 

 

Inspiración reptil
Los dedos de los pies del Gecko están formados por muchísimos pelos muy finos (setas), unos 5000 por mm2 en las crestas que se encuentran en su parte inferior. Una sola seta del Gecko Tokay (Gekko gecko) es de aproximadamente 110 micrómetros de largo y 4,2 micrómetros de ancho. El final de cada seta se divide en 400-1000 ramas que terminan en una estructura en forma de espátula de 0,2 a 0,5 micrómetros de largo. Cuando un Gecko pone su pie en una pared u otra superficie y enrosca sus dedos, sus espátulas nanométricas pueden llegar tan cerca de los rincones y grietas de la superficie de la pared que, sus átomos interactúan con los átomos de la pared.

Si sus dedos fuesen pegajosos como una cinta adhesiva o dependiesen de una fuerte succión, sería difícil para un Gecko caminar o correr, ya que sería demasiado difícil separar sus pies de la superficie. Las fuerzas entre los átomos del pie del Gecko y los átomos de la pared son fuerzas relativamente débiles en comparación a una unión normal de fuerzas. Son las llamadas fuerzas de Van der Waals. El área de contacto entre el pie y la superficie debe ser lo suficientemente grande para que estas fuerzas tan débiles individualmente puedan convertirse en una fuerza mucho más fuerte, lo suficientemente fuerte como para sostener el Gecko.

Esta extraordinaria propiedad ha hecho del Gecko objeto de estudio durante innumerables años en la síntesis de adhesivos que imitan su biomimética.